Posteado por: janeindy | 11 diciembre, 2011

Bizcocho casero (receta de familia)

Hola de nuevo! En esta ocasión voy a dejar la receta del bizcocho que hacemos en casa (prácticamente cada semana o cada 10 días). Es un clásico, del cual os sorprenderá el sabor, nada empalagoso, y su esponjosidad y textura, para nada seca, a diferencia de otros que habitualmente nos podemos encontrar. La verdad es que tiene mucho peligro, pues apetece a todas horas!

Ingredientes
2 huevos
Ralladura de 1 limón
1 cucharada (tamaño de café) de levadura
1 pequeño pegote de mantequilla
1 yogur natural (sin azúcar)
Utilizando la medida del recipiente del yogur:
1/2 medida de aceite de oliva virgen
3 medidas de azúcar blanca
3 medidas de harina de trigo

Preparación
Se ralla el limón, con cuidado de no apurar demasiado la corteza para evitar la parte blanquecina de la misma. Se vierte en un bol grande donde se añaden los dos huevos, batiéndolo todo bien con una espumadera. Se sigue mezclando y batiendo hasta lograr una mezcla homogénea el yogur natural, el aceite y el azúcar. Es muy importante que el azúcar quede bien disuelta, pues si se apelmaza formando grumos luego el bizcocho se hundirá del centro del molde.

Paralelamente en un palto hondo se vierte la cucharadita de levadura y las tres medidas de harina, y con la ayuda de dos cucharas se airea y mezclan bien ambos ingredientes. Finalmente se añade al bol donde hemos reservado anteriormente todo lo demás, y se mezcla de nuevo hasta conseguir que la harina no quede en grumos. Es fundamental mezclar bien todo de forma homogénea, pues de ello dependerá en gran medida el resultado final!

Ahora precalentamos el horno a 200 ºC durante unos 10 minutos seleccionando las zonas de calor del horno superior e inferior, a la vez. Mientras que el horno se va preparando, untamos un molde de horno con el pegote de mantequilla, procurando que todas las paredes interiores queden bien impregnadas, y posteriormente espolvoreamos un poco de harina dentro del molde, que intentaremos que recubra y se pegue a las paredes del mismo mediante movimientos circulares o pequeños golpecitos, desechando la harina sobrante que no se quede adherida a la mantequilla de las paredes.

Una vez hecho esto, vertemos la mezcla en el molde, no sin antes volver a batirla enérgicamente con la espumadera, y colocamos el molde en el horno, el cual seleccionaremos ahora para que sólo caliente por la parte de abajo!, durante al menos 40 minutos. Es recomendable controlar el estado de cocción del bizcocho con un palillo por si no estamos seguros de sacarlo antes o después. Aparte de eso, con ir controlando el color del bizcocho, que debe ser ligeramente marrón claro tostado, no hay más ciencia!!!

Una vez terminado, dejar enfriar totalmente y con al ayuda de un cuchillo desmoldar. Se puede tomar así mismo, o espolvoreando la superficie con azúcar glacé; si se opta por esta última alternativa, es recomendable espolvorear el azúcar sólo poco antes de consumirlo, pues ésta tiende a compactarse por la humedad del bizcocho y al cabo de unas horas “desaparece”.

¡Espero que guste! Como podréis comprobar, no hace falta ni siquiera mojarlo en chocolate o leche, pues está lo suficientemente esponjoso como para comerlo sólo!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: